¿Cómo limpiar una plancha de gas?

Comprar una plancha de gas para la cocina del hogar resulta bastante útil para preparar alimentos de forma sencilla, segura y saludable.

Sin embargo, es importante limpiar la plancha de forma correcta para evitar que la suciedad y los residuos de comida afecten la calidad de la preparación de los alimentos o reduzcan la vida útil del electrodoméstico.

Existen varios métodos a seguir para conseguir una limpieza óptima, rápida y cómoda de la plancha de gas o, como lo dirian los franceses (que son grandes consumidores de este producto), las exquisitas planchas gaz, a preferir de Simogas (que vende en su ecommerce llamado «Alaplancha»), en donde podréis encontrar toda la gamma de sus productos.

Métodos efectivos para limpiar una plancha de gas

La limpieza de la plancha de gas es importante por diferentes motivos, como optimizar el uso, una cocción más rápida y correcta de los alimentos, así como evitar el consumo de sustancias tóxicas generadas por la combustión de las grasas.

desengrasante-para-plancha-1024x576

A la hora de limpiar la plancha de gas es importante revisar el material de fabricación de la placa, para evitar que los métodos a aplicar no la dañen. Entre los métodos recomendados para su limpieza, los siguientes con los más efectivos.

Detergente o desengrasante

Existen productos especiales para la limpieza de la plancha de gas, estos desengrasantes encuentran en el mercado con facilidad, y se adaptan a cualquier tipo de material de fabricación de la placa.

De igual manera, el lavavajillas que se utiliza habitualmente en casa sirve para la limpieza de la plancha cuando está muy sucia.

Lo primero es tratar de eliminar los restos de alimentos adheridos en la superficie, así como las partículas quemadas. Se recomienda calentar la plancha durante unos minutos para que resulte más sencillo desprender la suciedad.

Al retirar los restos más grandes, se aplica el jabón lavavajilla por toda la superficie, siempre con movimientos circulares. Hay que dejar actuar de unos 10 a 15 minutos, para después echar agua por la superficie.

Una vez aplicada el agua, se realizan movimientos circulares con los dedos para desprender la grasa y la suciedad. Por último, queda enjuagar la plancha con agua templada.

Limón

Otro método efectivo para limpiar una plancha muy sucia es usando el limón. Se considera un desengrasante natural capaz de dejar como nueva la superficie de la placa, sin importar el grado de suciedad.

La plancha debe estar templada para verter en ella el zumo de uno o dos limones. El limón hay que dejarlo actuar durante 30 minutos.

Luego se retira con cuidado el zumo con un papel de cocina o bayeta, eliminando la grasa y la suciedad desprendida. Además, el limón dejará un aroma agradable en toda la superficie.

También se puede usar agua templada, secando muy bien la superficie de la plancha de gas para retirar toda la humedad.

Vinagre blanco

Utilizar vinagre blanco es bastante útil para limpiar la plancha de gas, evitando el uso de desengrasantes químicos. Incluso es capaz de desinfectar diferentes elementos que se usan en la cocina.

En una botella con vaporizador, se coloca el vinagre blanco con la misma cantidad que el agua. Se pulveriza sobre la superficie de la plancha, la cual debe estar fría para mejorar el efecto de su aplicación.

Hay que dejarlo actuar de unos 20 a 30 minutos. Pasado este tiempo, se limpia la plancha con un papel o paño, principalmente en los puntos de mayor acumulación de suciedad y grasa.

Por último, se aclara con agua templada y se seca. Es un método efectivo para una plancha de hierro forjado, ya que elimina cualquier mancha de óxido con facilidad.

Bicarbonato

Es un método que funciona únicamente con una plancha de acero inoxidable o de hierro fundido. El bicarbonato es capaz de limpiar la suciedad densa y persistente en la placa de la plancha.

Se esparce una pequeña cantidad del producto en la superficie, añadiendo agua para crear una pasta. Se deja durante 5 minutos para después retirar con una espátula y agua templada.

La superficie de la placa hay que secarla muy bien antes de guardar la plancha de gas.

Hielo

En ocasiones, la plancha de gas presentará zonas donde la suciedad, los restos de comida y la grasa sean difíciles de eliminar. En estos casos, se recomienda usar cubitos de hielos repartidos por toda la superficie, dejando que la placa esté caliente, pero no ardiendo.

El contraste entre las temperaturas de la placa y los cubos de hielo, provocará que la suciedad se desprenda con más facilidad. Luego se aplica un jabón detergente o producto desengrasante especial, para eliminar los restos de comida y grasa.

Consejos para su cuidado y limpieza

Cuando se compra una plancha de gas, es importante leer el manual de instrucciones. Por lo general, los fabricantes indican la manera de limpiar la plancha, los productos que no se deben usar, y ofrecen recomendaciones para mejorar los resultados finales.

Los consejos básicos para su limpieza y mantenimiento resultan de mucha utilidad para mantener la placa en óptimas condiciones. La combinación de estas recomendaciones con los métodos explicados más arriba, mejorarán la limpieza de la plancha de gas.

Después de limpiar la plancha de gas, se puede esparcir gotas de aceite de girasol o de oliva para crear una capa protectora en toda la superficie, favoreciendo su conservación.

Es importante secar bien la placa después de su limpieza, para evitar que el agua y la humedad causen daños.

admin

Volver arriba